12.jpg

En Dhaka, los católicos ya han comenzado a reunirse para celebrar misas y meditaciones en esta temporada de cuaresma.

Muchos tienen miedo de salir a celebrar, por motivos religiosos, a la calle, sin embargo, los católicos siguen firmes en su fe y acuden a las iglesias con niños y familias completas en busca de alguna paz.

En Dhaka, una minoría compuesta por tan solo el 1.1% de la población total es católica, y en este universo de 150 millones de habitantes, se imaginarán lo que significa pertenecer a una minoría. Durante los días de misa, los templos cristianos han contado con fuertes medidas de seguridad dispuesto por la policía, sin embargo, esto no es suficiente para garantizar la vida de las personas, que pueden ser blanco de ataques.

Semana Santa
no es un día festivo en el calendario de Bangladesh, y es más, su cercanía tensiona aun más los ánimos, en vez de acercarlos.

Según los expertos en estos fenómenos de fobias, es necesario dar a conocer con mas detalle de que se trata cada religión, ya que solo el conocimiento los puede acercar y hacer comprender sus diferencias de creencias.

Los cristianos viven con temor, pero creen que es de vital importancia ser parte de las misas y oraciones, a fin de impregnarse con el sacrificio de Cristo, que a fin de cuentas es su inspiración. Las celebraciones son muy discretas y los niños, a pesar de la tensión del ambiente y la posibilidad de ser atacados, intentan disfrutarlo.

Foto: flickr