rino1.jpg

Antes de ir a Darjeeling, hay que pasar a visitar el famoso Jaldapara de Jalpaiguri, un Santuario de los Rinocerontes perteneciente a la Corporación de Desarrollo Turístico en Shiliguri.

Viajar por la carretera y pasar a través de Darjeeling y Kalimpong a través del corazón de la cordillera del Himalaya es una experiencia que ya se ha ganado la admiración de los montañistas.

Conducir a través de las colinas y llanos de Jalpaiguri permite visualizar plantaciones de té y parques de bosques. Cuando se llega a Chalsa, se pueden encontrar con la puerta de entrada que les llevará al famoso bosque, ocupado por los preciados animales del sub-continente.

A los turistas se les permite permanecer dentro del área del bosque por unas 2 horas. Dos veces en la mañana y otra por la tarde. Para entrar al parque, hay que solicitar el permiso con un día de antelación y los turistas tienen que entrar en vehículo, no a pie.

Dentro de los límites del parque, hay un complejo privado llamado Gajagaming, alrededor del cual se puede ver algunos pavos reales recogiendo insectos bajo sus pies. En este complejo los visitantes pueden conseguir alojamiento para pasar la noche.

El Parque Nacional de Garumara está muy cerca del Santuario, y está conformado por árboles de sal, con zonas de pastizales y acacias. Por esta zona, se conforma un hábitat atractivo para 4 tipos de venados, cerdos, leopardos y pequeños gatos. También se puede ver por ahí, elefantes, rinocerontes y una gran variedad de aves.

Después de una cena sencilla y sabrosa, no hay nada como sentarse en el balcón del complejo para sentir la tranquilidad del bosque en la noche. Por la noche, todos los sonidos cesan, excepto la llamada de alarma ocasional que emiten los pavos reales.

Vía/ Thedailystar
, Foto/ (JKDs) flickr