rio1.jpg

Hay circuitos y sitios temáticos destacados que visitar en Bangladesh, como los safaris de tigres a través de los manglares de Sundarbans o los paseos a través de las locas calles viejas de Dhaka, pero una vez que hace eso, ¿qué más hay para visitar?.

Entre las joyas ocultas de Bangladesh, están las Colinas de arcilla de China, que no son más que pequeños montículos levantados a pocos metros sobre el nivel de la superficie agrícola circundante y los sistemas fluviales. Este es un lugar muy fotogénico y encantador para ponerse bajo la sombra de los árboles a la hora del picnic.

Un motivo por el cual ir a estos sitios es satisfacer el ansia de conocer y viajar, recorriendo en unas tres horas el río Someshwari o cruzar en un pequeño ferry de madera el río antes de pasar por una serie de aldeas remotas en el camino.

Muktagacha Rajbari es como el Libro de la Selva en la vida real, porque es un sitio que aparentemente no ha sido intervenido de forma alguna por el hombre, aunque tampoco es tanto así. Para llegar a este lugar hay que tomar un bus en Mymensigh y seguir las indicaciones del camino principal.

La Isla de Maheskhali es un verdadero oasis de calma, por su atmósfera de pueblo tranquilo y su conjunto de templos hindúes y budistas. El trayecto hacia esta isla es la joya que tienen que conocer. Hay que conocer un largo muelle de madera que ya se nota desvencijado y además, serpentea sobre el muelle de los barcos.

Al salir del muelle, hay que esquivar una serie de barcos piratas pequeños, hay que pasar por un mercado de pescados enorme y ver una serie de hoteles de lujo en el Bazar de Cox.

Vía/ Lonelyplanet