1.jpg

El comercio es un eje económico de Dhaka, y allí todavía hay una serie de antiguos oficios, gente que trabaja todo el día sin descanso y sin siquiera ir a sus casas a comer, sino que reciben sus meriendas en el propio local comercial a través de los distribuidores de Tiffin.

Los distribuidores de Tiffin abarcan una zona de reparto, ellos se mueven en triciclos cargados con las cajas, y pasan puerta por puerta repartiendo los alimentos. Estos distribuidores generalmente son personas de mediana edad o incluso más. Este es un oficio que parece existir solamente en Old Dhaka, y es un oficio que permite subsistir a la mayoría de las mujeres que no desarrollaron otra actividad en sus vidas.

Los reparadores de relojes son otro caso notable, ya que este oficio debe haber comenzado hace más de 20 años atrás y hoy por cierto, no es algo que le permita subsistir siquiera a estas personas, es un oficio muy antiguo que ya no es rentable, pero los que han trabajado en esto, continúan abriendo sus puestos, con la idea que lleguen clientes a arreglar sus relojes…

2.jpg

En el pasado, los relojes eran caros y valía la pena arreglarlos, hoy en día no es así, pero bueno, peor es la vida de los herreros, que inhalan a diario y por muchas horas, productos químicos venenosos, y ese trabajo es realmente sacrificado, pero existe y nadie parece verlo.

3.jpg

Un herrero es una persona que crea objetos de hierro, que forja metales y estos metales los vemos normalmente en las rejas, los muebles y muchos objetos más. Los herreros, a pesar de su intenso trabajo diario, ganan muy poco dinero también.

4.jpg

Apuesto a que no han pensado en quienes están detrás de la elaboración de la deliciosa bebida típica de Bangladesh, Lassi, que según dicen, la mejor se encuentra en el Bazar Chak de Old Dhaka. Para suerte de los que comenzaron elaborando esta bebida, sus ingresos han ido bien y tienen su propio bazar, y me imagino que el mismo destino han corrido muchos otros que se han aventurado con este oficio, porque es un producto muy apetecido por los visitantes y locales en Dhaka.

Vía